Osteopatía y Liberacion Emocional

Por Alberto Panizo el 1 junio, 2014 en Artículos, Blog
0

 

craneosacral-panizo-liberacion-emocional-Cuando el cuerpo nos habla

Contracturas, problemas de la piel, malestares abdominales e intestinal, problemas respiratorios, dermatológicos, sexuales, neurológicos que no parecen tener un origen orgánico pueden ser mensajes de nuestro mundo emocional. Las dificultades que no somos capaces de digerir encuentran esas vías y otras de escape. El cuerpo nos está diciendo algo, y debemos escucharlo. Ya es un hecho aceptado, incluso por la medicina ortodoxa, la relación entre el cuerpo y la mente. Incluso diría yo la relación íntima entre cuerpo, mente, emociones y espíritu. En el campo de la psiconeuroinmunología se han descubierto las conexiones entre los estados psicológicos negativos y su influencia en la respuesta inmunológica.

Nuestro cuerpo esta en relación con nuestro estado mental y emocional. Nuestras emociones reprimidas derivan en la supresión de la actividad y, en último lugar, en la contracción crónica de los músculos que se podían emplear para expresar esas emociones. Ya sea que reprimamos emociones positivas o negativas: rabia, temor, odio, alegría, frustración, pena u otras. Como zonas más vulnerables en nuestro cuerpo citaría los músculos y tejidos que rodean el cuello y la columna, la cara y especialmente la mandíbula, el estomago y los intestinos, el diafragma como principal músculo de la respiración y la zona pélvica con su influencia en las piernas. Todas estas zonas del cuerpo que producen sensaciones que despiertan una excitación emocional pueden tener el aporte sanguíneo reducido debido a las contracciones musculares. La mente y su parte subconsciente al estar en relación con estos patrones de tensión y contracción, nos va a dar también un camino para el tratamiento terapéutico con la terapia Craneosacral y la Liberación Emociona, usando herramientas como el dialogo terapéutico y el trabajo con el trauma.

(Texto y fotos Craneosacral Panizo)

Facebook Twitter G+ Compartir

Sobre el autor

Alberto PanizoVer todas las entradas de Alberto Panizo