Opiniones de participantes

  • La terapia Cráneo- Sacral representa una nueva dimensión y un nuevo camino en mi profesión. Esta terapia me ha sorprendido agradablemente por su tacto suave y por su respeto hacia el cuerpo y los tejidos, los cuales nunca son agredidos ni forzados. Además, los resultados que he obtenido con la terapia Cráneo- Sacral en diferentes patologías me han demostrado su eficacia y su gran potencial terapéutico.
    ~ Fernando, médico (Donosti)
  • He aprendido herramientas para apoyar mi trabajo. Al final del curso me sentía mucho mejor a nivel físico y emocional. El cráneo- sacral trata a las personas globalmente, desbloqueando la fascia del cuerpo y equilibrando lo que Sutherland llamo el mecanismo respiratorio primario... Interesante el trabajo del ATM.
    ~ Antonio, dentista (Madrid)
  • La terapia Cráneosacral supone la posibilidad de descubrir, día a día, un método suave, apasionante y lleno de posibilidades. Un método con una profundidad de acción que permite al terapeuta actuar allí donde otras terapias no llegan.
    ~ Francisco, osteópata y terapeuta manual
  • Para mi la experiencia de recibir sesiones de Cráneo-Sacral ha sido muy variada. Quiero decir que cada vez que he recibido una sesión he sentido cosas diferentes. Ante todo me ha dado la posibilidad de relajarme y confiar (algo que siempre me beneficia). Unas veces me ha ayudado a liberar emociones contenidas, otras me ha disuelto tensiones acumuladas sobre todo en la cabeza. Me ha confirmado que a veces el tacto más sutil puede ser el más profundo. Pero sobre todo me ha permitido conocer a grandes personas (en un lugar idílico!!!). !Eso a sido lo mejor!
    ~ Irene, administrativa (Barcelona)
  • Además de aprender, se ha dado mucha importancia al sentir y a la practica. Siempre eche en falta este aspecto en mi formación.
    ~ Julia, estudiante fisio (Granada)
  • Respeto a mis sensaciones, creo que el día que más me impresionó fue la primera sesión. Después de ella, tuve la sensación de una movida energética , como un fluir de energía en todo mi cuerpo, desde el centro hacia las extremidades. Al día siguiente estaba como muy relajada, con ganas de descanso.
    ~ Montse, terapeuta de niños y bebes (Girona)
Facebook Twitter G+ Compartir